Reserva Ecológica Manglares Churute

Manglares Churute

En el golfo de Guayaquil confluyen el agua dulce de los ríos que descienden de la cordillera y el agua salina que viene del mar; al juntarse forman el estuario más extenso de la costa pacífica de América del Sur, donde se encuentra también la mayor extensión de manglares del Ecuador. Dentro de esta región, hacia el sur, se localiza Manglares Churute, la primera área protegida de manglar de la costa continental ecuatoriana.

Además de los manglares, la reserva también protege ecosistemas secos y de neblina que se encuentran en los cerros de la cordillera de Churute. La reserva es refugio para muchas especies de fauna, algunas de ellas amenazadas, como el canclón, un ave acuática que habita en la laguna del mismo nombre, y el cocodrilo de la costa, que ya ha desaparecido en otras zonas del litoral. Por la diversidad y gran extensión de ambientes acuáticos que protege la reserva, en el año 1990 fue declarada como sitio Ramsar, un reconocimiento internacional para humedales de gran importancia.

Geografía

Manglares Churute está localizada en la margen occidental del estuario que el río Guayas forma cuando desemboca en el golfo de Guayaquil. La frontera norte de la reserva se encuentra aproximadamente a 15 kilómetros hacia el sur de Guayaquil y Durán. Tiene una superficie de 49.389 hectáreas, lo que la convierte una de las reservas marino – costeras más grandes del Ecuador continental. Esta superficie incluye seis islas: Matorrillos, Los Ingleses, Los Álamos, Malabrigo, Cabeza de Mate y Churutillo. La reserva contiene una mezcla de diversos ecosistemas: los manglares, que son básicamente miles de hectáreas de árboles creciendo en aguas salobres; planicies que se inundan con la marea; una gran cantidad de esteros y brazos de mar; la laguna de agua dulce El Canclón, y varios cerros pertenecientes a la cordillera de Churute y que llegan hasta los 680 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Aspectos Culturales

La reserva tiene una larga historia de asentamientos humanos. Las culturas Valdivia, Chorrera, Guangala, Jambelí, Guayaquil y Milagro poblaron la zona hace más de 4.000 años. Se han encontrado varios restos arqueológicos y también dejaron camellones y tolas en las planicies y faldas de los cerros y en la laguna El Canclón. Los camellones son plataformas elevadas construidas sobre suelos inundables con el fin de cultivar sobre ellas. Las tolas son montículos de tierra que se usaban como tumbas o base de viviendas, y para ceremonias o puestos de vigilancia.

Dentro de Manglares Churute hay 11 comunidades que ya estaban presentes cuando se empezó a proteger el área, cuyos derechos han sido respetados. Sus pobladores se dedican principalmente a la agricultura, la pesca y la captura de mariscos, en especial del cangrejo rojo o guariche; estas actividades se realizan en zonas establecidas y en coordinación con la administración de la reserva. Debido a la cercanía con la ciudad de Guayaquil y a la existencia de senderos y rutas acuáticas que permiten recorrer la reserva, se ha incrementado la visita a esta área protegida, beneficiando también a los pobladores locales quienes ofertan varios servicios para los visitantes.

Biodiversidad

El principal ecosistema que protege la reserva es el manglar, que cubre el 60% del territorio. En la reserva existen cinco de las siete especies de manglar reportadas en el país: mangle rojo, mangle blanco, mangle negro, mangle jelí, y mangle colorado o gateado. Al igual que en el resto de zonas, el mangle rojo, que se caracteriza por sus grandes raíces aéreas, es el más abundante. En las zonas de tierra firme y hacia la parte alta de los cerros contiguos se encuentran los bosques secos propios de esta parte de la Costa, donde crecen árboles como el guayacán, la tagua, el moral bobo y el palosanto.

Al ser una reserva que protege una extensa zona de humedales, existe una gran diversidad de peces, moluscos y crustáceos. Entre los últimos hay cangrejos rojos, jaibas, conchas prietas, mejillones y ostiones. Uno de los grupos más característicos es el de las aves. Existen más de 300 especies, incluyendo aves acuáticas como garzas, cormoranes e ibis, así como aves migratorias como zarapitos y chorlitos que, durante la época de invierno y frío del hemisferio norte, llegan a esta zona donde es más fácil conseguir alimento y refugio. También son representativas de la reserva las aves de los bosques secos, algunas de las cuales tienen distribución restringida a este ecosistema.

Entre los mamíferos se han reportado especies propias de la zona costera como murciélagos, zarigüeyas, perezosos y mapaches cangrejeros también llamados, ositos lavadores. Es además uno de los pocos lugares del golfo donde se encuentran animales más grandes y amenazados como jaguares, tigrillos, monos aulladores, puercos saínos, cocodrilos y caimanes.

Principales Atractivos

Laguna El Canclón

Es uno de los sitios más importantes de la reserva debido a la cantidad de aves de agua dulce que habitan en el sitio. El ecosistema de la laguna es distinto al que se encuentra en los manglares costeros, típicos de aguas más saladas; la visita a la laguna es una oportunidad para comparar las diferencias entre un ambiente boscoso seco y los bosques de orilla. En la laguna también se encuentra la colonia de canclones, el ave emblemática de la reserva.

Los bosques secos y de garúa

Ascendiendo a los cerros de la cordillera de Churute se pueden observar diferentes tipos de bosque. Al suroeste de la reserva está el cerro El Mate, que tiene un sendero que atraviesa matorrales, bosque seco y bosque húmedo. La fauna típica de esta zona incluye gavilanes, ardillas y monos aulladores. Al noroeste está el cerro Pancho Diablo, que recorre principalmente el bosque más húmedo.

Flora y fauna de manglar

Existe una amplia red de senderos y recorridos acuáticos de varias longitudes y duraciones. Estos senderos, algunos de los cuales requieren guías naturalistas autorizados por el Ministerio del Ambiente, permiten observar la flora y la fauna del área, especialmente los tipos de bosque de manglar y la gran cantidad de aves, lo que permite realizar la actividad de aviturismo.

El estuario

Incluye un recorrido acuático que atraviesa tres esteros y termina en la Isla de los Ingleses. Este recorrido permite observar las colonias de aves acuáticas típicas de las zonas de manglar; entre los meses de mayo y agosto también se puede encontrar los delfines que frecuentan estas aguas.

¿Cómo llegar?

Desde Guayaquil. Se sigue por la vía Guayaquil – Machala hasta el km 49. Allí se encuentran las oficinas administrativas. Para llegar en bus se puede tomar varias cooperativas desde el terminal terrestre de Guayaquil.

Facilidades existentes

En el área administrativa hay una zona para acampar y cabañas para hospedarse; aquí también se encuentra el área de picnic. Los senderos y recorridos de más de 1 kilómetro requieren de la asistencia de un guía y son:

Laguna El Canclón. Esta trocha natural recorre 1 kilómetro desde el área administrativa hasta la laguna El Canclón, observando las especies de flora y fauna nativa, así como el paisaje que presenta la laguna.

La Flora. Recorre 300 metros desde Puerto La Flora hasta el Muelle, pudiéndose observar el bosque del manglar, madrigueras de cangrejos y aves de las riberas del río. Es un recorrido de dificultad baja que termina en la caseta de interpretación.

El Mirador. Son 600 metros de recorrido en los cuales se pueden observar los cerros Churute, la laguna de El Canclón y las actividades agrícolas del recinto El Mirador, desde una altura de 70 metros.

Aulladores. Se recorre 1,4 kilómetros a través del bosque seco tropical y se pueden observar monos y aves propias de la zona. El recorrido es de nivel medio.

El Mate. Es un recorrido de 2,6 kilómetros y de dificultad media. Se pasa del bosque seco al nublado, llegando a una altura de 340 metros. Durante el trayecto se puede observar varias especies de aves e inclusive ardillas y monos aulladores.

Ruta en el estuario del río Churute. Es un recorrido de tres horas por vía fluvial; parte de Puerto La Flora y llega a la isla de las Garzas, atravesando el bosque del manglar, varias islas pequeñas y observando aves acuáticas.

Ruta al río Ulpiano. Es un recorrido de una hora en el cual se pueden apreciar gran cantidad de aves, las diferentes especies de manglar y las actividades de pesca artesanal.

Recomendaciones

Vestimenta. Ropa ligera y botas de caucho para caminar en los senderos del área.

Contacto:

Km. 49 de la vía Guayaquil – Machala. Sector Churute. Provincia de Guayas. Teléfono: Para mayor información contactarse con las oficinas del Dirección Provincial del Ambiente – Guayas (04) 232-0391.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *