MAE declara emergencia ambiental en las islas Galápagos

Galapaface

La medida busca reforzar su capacidad para superar esta emergencia y minimizar impactos.

Esta mañana, la Ministra del Ambiente del Ecuador, Lorena Tapia Nuñez, emitió la resolución No. 132 a través de la cual declara en emergencia ambiental a la Reserva Marina de Galápagos, específicamente en el área afectada por el varamiento y posible naufragio del buque de carga Galapaface I, a fin de ejecutar las medidas necesarias y oportunas, tendientes a la mitigación de impactos, rehabilitación y mantenimiento de los ecosistemas marinos y costeros, ante el posible daño ambiental que podría desencadenar el siniestro.

En la misma resolución, la autoridad ambiental dispuso a la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG) la ejecución de los planes y medidas de acción necesarias para superar esta emergencia, incluyendo la reducción de las causas que originan la posible afectación ambiental y la mitigación y reparación de los daños ocasionados al ecosistema.

Esta declaratoria ambiental es correspondiente a la declaratoria de emergencia provincial emitida por la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR), que acogió el pedido del Comité de Operaciones de Emergencia Provincial, y tendrá una duración de 180 días, a partir de hoy. Sin embargo, el mayor riesgo fue minimizado tras la evacuación del diesel y aceite de la embarcación, sin ninguna afectación a la Reserva Marina.

Los técnicos de la DPNG y de la SNGR coordinan los planes de acción a ejecutar que incluyen el retiro de la carga, especialmente productos químicos y peligros; seguimiento y control al proceso de evacuación de aguas de sentina y recolección de desechos antes, durante y después del desvaramiento; monitoreo y seguimiento al traslado de la embarcación hasta su salida de la Reserva Marina de Galápagos; y monitoreo y evaluación ecológica del área afectada.

El Galapaface I, encalló mientras salía de la bahía de Puerto Baquerizo Moreno, isla San Cristóbal, el pasado 9 de mayo con 19 mil galones de diésel en sus tanques de almacenamiento y más de mil toneladas de carga. Las acciones ejecutadas inicialmente desde el Comité de Operaciones de Emergencia Cantonal y posteriormente Provincial, permitieron el desembarque del combustible, reduciendo significativamente el riesgo ambiental que este varamiento representa.

El Ministerio del Ambiente, basado en sus competencias y a la normativa legal que protege los derechos de la naturaleza consagrados en la Constitución; haciendo prevalecer al principio precautelatorio declaró la emergencia ambiental en las islas.