La diversidad de flora y fauna hacen del Área Nacional de Recreación El Boliche una experiencia única

Una excelente opción para disfrutar de la tranquilidad y el contacto con la naturaleza es el Área Nacional de Recreación El Boliche, que posee características ecológicas únicas y una belleza natural extraordinaria, donde el turista puede apartarse de la rutina y presión diaria de la ciudad.

El Boliche, ubicado entre el límite de las provincias de Pichincha y Cotopaxi, es parte de las 50 áreas protegidas del país. Tiene una extensión de 400 hectáreas y cuenta con varias facilidades turísticas como áreas de camping y picnic, con espacios específicos para realizar fogatas; zona de juegos infantiles; 11 cabañas de hospedaje; un restaurante privado; dos senderos autoguiados y un Centro Histórico. Todo esto a tan solo una hora de Quito.

Roberto Iturralde, guardaparque de El Boliche, explicó que este espacio fue declarado como área protegida en el 1979 y que desde entonces, cientos de turistas nacionales y extranjeros llegan al lugar. “A los turistas que visitan la reserva, en su mayoría, les encanta venir a acampar, hacer uso de las instalaciones y pasar en familia”, aseguró.

Para que esto sea posible, el Ministerio del Ambiente del Ecuador (MAE), gracias al apoyo del Gobierno Nacional, trabaja constantemente en la mejora y mantenimiento de su infraestructura, con el objetivo de brindar un mejor servicio a los visitantes.

Historia

Hace varios años, El Boliche fue parte de una gran Hacienda llamada Romerillos, en la que se sembraron los primeros árboles introducidos, con el fin de recuperar los suelos erosionados. Pero fue en 1928, que Luciano Andrade Marín plantó los primeros pinos, como parte de un experimento de adaptación convirtiendo al Ecuador de esa época en uno de los pioneros en reforestación.

En ese sentido, Rafael Cevallos, guardaparque de El Boliche, que trabaja en el área cerca de 30 años, explicó que éste espacio antes de ser una reserva era un sitio experimental. “Se introdujo pino desde Chile y California para verificar si la planta se adecuaba a la altura del lugar”, afirmó.

Ahora, la reserva natural es conocida por su extensa plantación de pinos y cipreses, que cubre aproximadamente 200 hectáreas.

Sitios de interés natural

Entre los sitios de mayor interés natural está el sendero Quishuar, que tiene una distancia de 320 metros y en el que se puede identificar claramente la diferencia de vegetación,  pues hay un contraste entre los bosques de pino sembrados hace 86 años y el bosque nativo del páramo andino; recorrerlo toma cerca de 40 minutos.

Pero si se quiere descubrir más sobre la flora y fauna nativa lo ideal es visitar el sendero Romerillo que es más extenso, pues tiene 1,3 kilómetros y recorrerlo dura alrededor de una hora y media.

Chantal Barona, turista nacional, aseguró que El Boliche le parece un área muy interesante, en la cual se puede apreciar la naturaleza tal como es. “Yo recomiendo a los turistas que cuando vengan realicen la caminata más larga (sendero Romerillo), puesto que se puede apreciar más a la naturaleza y sus paisajes”.

Biodiversidad

Asimismo, la diversidad de animales y la vegetación nativa son dos de los principales atractivos turísticos. Maira Iza, guardaparque del área protegida,  explicó que entre la fauna del lugar se pueden distinguir al venado de cola blanca, cervicabra, conejo silvestre,  lobo de páramo, zorrillos, lobos, pumas, perdices y curiquingues; existen también 67 llamas y seis alpacas. En cuanto a la flora existe una variedad de especies como yagual, polilepis, árboles pumaqui, quishuar y sacha capulí; y en el páramo en cambio se puede observar el mortiño, la paja y varios tipos de musgos, helechos, líquenes y hongos.

Clima

El clima es frío alto andino pero varía de acuerdo a la época del año, puede oscilar entre los 0 y 16 grados centígrados, por ello es importante llevar ropa abrigada.

¿Cómo llegar?

El ingreso es por la panamericana sur a 60 km desde Quito y a 30 km desde Latacunga. Existe un letrero de identificación que te guiará hacia el área.

Datos importantes

  • El mejor mes para visitar el área es agosto, porque es seco; mientras que marzo, abril, mayo y octubre son lluviosos.
  • Es recomendable llevar ropa abrigada e impermeable y zapatos deportivos.
  • Si se piensa pasar allí la noche, se necesita una bolsa para dormir y mantas gruesas, además de un buen aprovisionamiento de comida, suficiente para el tiempo de estadía.
  • Las cabañas de hospedaje tienen un costo de $ 5 por persona (los niños pagan la mitad del precio) y se debe reservarlas previamente.
  • El rango altitudinal de El Boliche está entre los 3 000 y 3 704 msnm.
  • Al igual que el Cotopaxi, El Boliche es un área rica en recursos hídricos  está compuesta por suelos arenosos, que se caracterizan por su gran capacidad de retención de humedad.
  • Por la seguridad de los turistas no se puede usar vehículos dentro del área.
  • El restaurante privado Nuna atiende los días jueves, viernes, sábado y domingo, desde las 9:00 hasta las 17:00.
  • Otra vía alterna para llegar al área es en ferrocarril, partiendo desde la estación de Chimbacalle, ubicada al sur de Quito.

Visita AQUÍ el video de El Boliche realizado por el MAE


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *