Estudio identifica áreas de vegetación invasiva en las islas Galápagos

Estudio identifica áreas de vegetación invasiva en las islas Galápagos

Puerto Ayora, 9 de febrero del 2018

El 3.09% del área protegida de la isla Santa Cruz y el 2.88% en Isabela tienen el porcentaje más alto de vegetación dominada por especies invasivas, así lo reveló el estudio “Una metodología para mapear la cobertura vegetal nativa e invasiva en los archipiélagos: un ejemplo de las islas Galápagos”, realizado por el Ministerio del Ambiente de Ecuador, a través de la Dirección del Parque Nacional Galápagos, en conjunto con la Universidad San Francisco de Quito y la Universidad de Carolina del Norte.

El estudio centrado en el área protegida fue publicado hoy en la revista científica SAGE journals, y analizó nueve ecosistemas nativos, seis zonas dominadas por vegetación invasiva y dos tipos de lava, situadas en 18 islas monitoreadas.

Este documento revela, además, que Santa Cruz e Isabela son las islas más infestadas por cedrela (Cedrela odorata), pasto (Pennisetum purpureum) y guayaba (Psidium guajava). Pero la especie mora (Rubus niveus) es el único que domina las áreas en cinco islas infestadas (Santa Cruz, San Cristóbal, Isabela, Santiago y Floreana), ubicadas alrededor de los 400 metros sobre el nivel del mar.

El estudio inició en el año 2015 con el análisis de la información, toma de fotografías mediante el uso de drones), aproximaciones de fotografías satelitales y observaciones directas en las áreas protegidas del Parque Nacional Galápagos

El director del Parque Nacional Galápagos considera que el resultado de este proyecto nos permite contar con un mapa de todo el archipiélago, identificando las áreas que ocupa la vegetación propia, incluyendo las de reducida distribución como los bosques de scalesia.

Danny Rueda, director de Ecosistemas de la Dirección del Parque Nacional Galápagos, explicó que este proyecto inició en el año 2015 con el análisis de la información existente, toma de fotografías mediante el uso de vehículos aéreos no tripulados (drones), aproximaciones de fotografías satelitales y observaciones directas en las áreas protegidas del Parque Nacional Galápagos.

“Lo más importante es que conocemos superficies exactas y podemos elaborar planes de trabajo específicos, calcular costos y logística, para controlar la distribución de plantas introducidas que están en zonas de alto valor ecológico”, agrega Rueda.

Solo en Santa Cruz se estima que la mora tiene un área de distribución de aproximadamente 1500 hectáreas, seguida por la cedrela y guayaba con aproximadamente 3000 hectáreas, por lo que el estudio constituye una importante herramienta para la toma de decisiones de manejo.

Dirección de Comunicación
Ministerio del Ambiente


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *