Continuará reubicación de las familias que habitan sobre el estero salado

Con un sobrevuelo que recorrió el Estero Salado de Norte a Sur, la Ministra del Ambiente (e), Mercy Borbor, el gerente del Proyecto Guayaquil Ecológico, Santiago García, entre otras autoridades del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), se mostró al Presidente de la República, Rafael Correa, el trabajo a través del Proyecto Guayaquil Ecológico con la recuperación del Estero Salario, Isla Santay y Parque Samanes.

Tras el recorrido aéreo las autoridades arribaron al helipuerto de la Base Naval Sur y se dirigieron al sector Cisne 2, calles 11 y callejón F, en cuyo lugar se conoció el detalle de los trabajos que realiza el MAE en conjunto con el Miduvi para la reubicación de las familias que aún habitan a orillas del Estero, lo que permitirá una regeneración integral, comentó Borbor.

“Cuando nuestros abuelos eran niños, se bañaban en el Estero Salado. Cuentan que había playa”, dijo Rafael Correa, Presidente de la República, al recordar lo que un día fue el Estero Salado. Pidió celeridad en la entrega del listado de las empresas que contaminan. “Se trata de una zona declarada como protegida”, insistió el Jefe de Estado. La idea es evitar la contaminación a toda costa. “Tenemos que ser más contundentes y avanzar más rápido”, dijo el Presidente.

La Ministra encargada destacó el arduo trabajo que se hace en la construcción del parque Samanes, el tercero más grande de Latinoamérica, en donde actualmente se levantan las canchas deportivas y en la Isla Santay con la construcción de las ecoaldeas y las tareas constantes para preservar en ese espacio la naturaleza y biodiversidad.

Después de las exposiciones, el Primer Mandatario recordó que este es un supuesto “modelo de desarrollo” que no debe seguir, sino que se debe ofrecer verdadera seguridad a los ciudadanos, en espacios adecuados para vivir, con servicios básicos y áreas verdes para su recreación.

Más áreas verdes

“Ahora buscamos un verdadero cambio, el nivel de satisfacción de las personas que viven con espacios verdes es realmente alto”, sentenció Correa, al mencionar que se seguirá con la reubicación de las familias que habitan en medio de la insalubridad y en tentativa de riesgo por estar en zonas rellenas con residuos de construcción, cascajo y demás, dañando el manglar del estuario.

“Esta lucha es por erradicar la pobreza, para dar a la gente un mejor estilo de vida, espacios restaurados o recuperados, que es lo que se busca al mejorar el Estero Salado”, dijo el Presidente y aseguró que este es el más difícil componente del Proyecto Guayaquil Ecológico.

Entre las obras próximas para la recuperación del Estero destaca la colocación de 4 nuevas estaciones de superoxigenación en sectores afectados, dos en octubre y dos más en diciembre, lo que permitirá mejorar el estado del agua y permitir el retorno de nuevas especies.

En Isla Santay se hará la construcción de un puente que permitirá el traslado de los turistas hacia la zona, sin necesidad de una transportación fluvial.

Siga las interacciones en tuiter del proyecto #GuayaquilEcológico